martes, 24 de noviembre de 2020

La Unión Europea ofrece un Salvavidas a las Pymes y Autónomos

 En los países de la UE, los Servicios Públicos de Empleo (SPE) (*) son las autoridades que conectan a los solicitantes de empleo con los empleadores. Un reciente seminario online de aprendizaje mutuo exploró cómo los Servicios Públicos de Empleo pueden ayudar a las Pymes y los autónomos a recuperarse de la crisis del COVID-19 mediante la implementación de varios servicios de apoyo específicos. (* Nombre oficial en inglés "Public Employment Services, PES)

Volver a ver el seminario:

Los ejemplos que se dieron incluyeron programas de apoyo financiero de emergencia a los empleadores, capacitación adicional para los trabajadores y apoyo específico para los trabajadores independientes que necesitan buscar nuevas opciones profesionales.

En concreto, los 158 participantes del seminario escucharon tres presentaciones de los SPE sobre las medidas que tomaron durante la primera ola de COVID-19 para apoyar a las pymes y los autónomos, que incluyen:

  1. Apoyo financiero a medida para pequeñas empresas en crisis e iniciativas de formación adicional para sus empleados (IEFP, Portugal);
  2. El programa de apoyo financiero de "primeros auxilios" para los empleadores afectados por la crisis del COVID-19 (Ministerio de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia, Eslovaquia);
  3. Medidas de apoyo a los autónomos en el cambio de carrera tras la crisis del COVID (UZT, Lituania).
El evento también escuchó directamente a un trabajador autónomo que se había beneficiado del programa PES en Lituania y a un empleador PYME de la Isla de la Reunión (Francia) que habló sobre los beneficios de contratar a través de PES.

El evento destacó que se han aprendido lecciones de este período que podrían impactar positivamente los servicios de SPE en el futuro, sin olvidar el valor claro en muchas circunstancias de proporcionar servicios en línea como complemento a las actividades tradicionales de SPE. La posibilidad de tener una relación con los SPE tanto en línea como por teléfono fue un factor de éxito importante para muchas pequeñas empresas. 

Para ayudar a reparar el daño económico y social causado por la pandemia de coronavirus, la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y los líderes de la UE han acordado un plan de recuperación que marcará la salida de la crisis y sentará las bases para una Europa moderna y más sostenible..

El paquete de estímulo más grande de la historia de la UE (ver aquí)

El 10 de noviembre de 2020, se alcanzó un acuerdo entre el Parlamento Europeo y los países de la UE en el Consejo sobre el próximo presupuesto de la UE a largo plazo y NextGenerationEU. Este acuerdo reforzará los programas específicos del presupuesto a largo plazo para 2021-2027 por un total de 15 mil millones de euros..

Más del 50% del monto apoyará la modernización a través de:
  • Investigación e innovación, a través de Horizonte Europa
  • Clima  y transiciones digitales justos, a través del Fondo de Transición Justa y el Programa Europa Digital
  • Preparación, recuperación y resiliencia, a través del Fondo de Recuperación y Resiliencia, rescEU y un nuevo programa de salud, EU4Health
Además, el paquete presta atención a:
  • Políticas tradicionales como la cohesión y la política agrícola común, con el fin de garantizar la estabilidad y la modernización
  • Lucha contra el cambio climático, con el 30% de los fondos de la UE, la mayor parte del presupuesto europeo hasta la fecha
  • Protección de la biodiversidad e igualdad de género

Para saber más sobre convocatorias, en curso y próximas, de propuestas de financiación; obtener información general sobre procedimientos y programas de financiación; solicitar financiación online. Obtener información sobre los procedimientos de licitación y las posibilidades de negocio con la Comisión Europea, ver aquí

domingo, 15 de noviembre de 2020

Concurso ACHEMA 2021 para start-ups

ACHEMA es la Feria Internacional de la Industria Química que tiene lugar cada 3 años en Frankfurt. Desde el año 2015 organiza un concurso para emprendedores.



Hasta el 30 de noviembre, nuevos emprendedores y nuevas start-ups de Alemania y otros países están invitados a presentar su plan de negocios al nuevo concurso. Todos recibirán el apoyo de expertos; se invitará a los mejores a presentarse al jurado a principios de 2021. Hasta 10 fundadores prospectivos o jóvenes emprendedores tienen la oportunidad de paricipar en la exposición de ACHEMA 2021, donde “los mejores de los mejores”, los tres primeros, se anunciarán como ganadores del premio ACHEMA Start-up Award 2021.

Leer más aquíY presenta tu plan de negocio lo más tarde el 30 de noviembre 2020 en: achema.de/start-up_award.

(Si quieres en SECOT te lo podemos revisar, pero queda muy poco tiempo)

 

martes, 27 de octubre de 2020

Joseph Stiglitz fija las prioridades para la economía post-COVID

Joseph E. Stiglitz es premio Nobel de economía y profesor universitario en la Universidad de Columbia, fue presidente del Consejo de Asesores Económicos del presidente Bill Clinton y se desempeñó como vicepresidente senior y economista jefe del Banco Mundial. 

El pasado 7 de julio explicó en la web del Foro Económico Mundial en un magnífico artículo la situación actual originada por la pandemia del COVID-19 con el título:

Joseph Stiglitz sobre las prioridades para la economía post-COVID (que se puede leer aquí)

A continuación nuestro senior y economista Juan Alberto González nos lo cuenta:

Joseph Stiglitz define en pocos párrafos lo que está pasando:

  • No puede haber recuperación económica hasta que el virus sea contenido, por lo que abordar la emergencia sanitaria es la máxima prioridad para los responsables políticos.
  • Las políticas para proteger a los más necesitados, proporcionar liquidez para evitar quiebras innecesarias y mantener los vínculos entre los trabajadores y sus empresas también son esenciales para garantizar un rápido reinicio cuando llegue el momento.

Al principio de la crisis, casi todos anticipaban una recuperación rápida en forma de V; esto se basaba en suponer que una breve interrupción de la economía sería suficiente, y que, tras dos meses de amorosos cuidados y montones de dinero, retomaría donde había dejado. Era una idea atractiva. Pero ya estamos en octubre, y la recuperación en forma de V es probablemente una fantasía porque la realidad ha desmontado esta previsión. Se empezó luego a hablar de recuperación en forma de L, mucho más lenta, y ahora se empieza a hablar de la K, por la que habrá dos clases de recuperación. Las economías más preparadas lo harán por el brazo ascendente de la K, y las demás irán, incluso cuesta abajo, por el lado inferior de la K. La verdad es que nadie sabe lo que puede pasar, máxime con los importantes rebrotes del virus que se están produciendo actualmente.

El panorama económico actual puede analizarse en dos niveles. La macroeconomía nos dice que el gasto se reducirá, por el deterioro de los balances de empresas y hogares, una oleada de quiebras que destruirá capital organizacional e informacional, y una fuerte conducta precautoria inducida por la incertidumbre respecto del desarrollo de la pandemia y las respuestas oficiales. Al mismo tiempo, la microeconomía nos dice que el virus actúa como un impuesto a aquellas actividades que implican contacto humano cercano; como tal, seguirá impulsando grandes cambios en las pautas de consumo y producción, que a su vez provocarán una transformación estructural más amplia.

Por la teoría económica y por la historia, sabemos que los mercados por sí solos no pueden manejar bien una transición de esta naturaleza, sobre todo por lo repentina que fue.

También sabemos que las grandes transformaciones estructurales suelen crear un problema tradicional keynesiano, por aquello que los economistas llaman «efecto ingresos» y «efecto sustitución».

 Aunque los sectores no dependientes del contacto humano estén creciendo al mejorar su atractivo relativo, el incremento de gasto asociado no compensará la disminución del gasto derivada de la pérdida de ingresos en los sectores que se contraen.

Además, en el caso de la pandemia habrá un tercer efecto: el aumento de la desigualdad. Como las máquinas no pueden contagiarse el virus, crecerá su atractivo relativo para los empleadores, en particular en los sectores en contracción que usan mano de obra relativamente menos cualificada. Y como las personas de bajos ingresos gastan en bienes básicos una proporción mayor de lo que ganan que las más pudientes, cualquier aumento que la automatización induzca en la desigualdad será contractivo.

Las prioridades inmediatas están claras desde el principio de la crisis. La más evidente es la necesidad de encarar la emergencia sanitaria (por ejemplo, garantizar un suministro adecuado de equipos de protección personal y capacidad hospitalaria), porque no puede haber recuperación económica hasta que se haya contenido el virus. Al mismo tiempo, para asegurar la rapidez de la recuperación llegado el momento, es esencial implementar políticas que protejan a los más necesitados, provean liquidez para evitar quiebras innecesarias y mantengan los vínculos entre trabajadores y empresas.

Pero incluso acordadas estas necesidades obvias, hay decisiones difíciles que tomar. No debemos rescatar empresas (por ejemplo, tiendas minoristas tradicionales) que ya venían mal antes de la crisis, ya que eso sólo serviría para crear «zombis» y limitar en última instancia el dinamismo y el crecimiento. Tampoco empresas que ya estaban demasiado endeudadas para soportar cualquier shock.

Como parece improbable que la COVID‑19 desaparezca en el corto plazo, hay tiempo suficiente para adecuar el gasto a nuestras prioridades.

Ahora que se lanzan programas de gasto público a gran escala, la ciudadanía tiene derecho a exigir que las empresas que reciban ayudas contribuyan a la justicia social y racial, la mejora de la salud y la transición hacia una economía más ecológica y más basada en el conocimiento.

El gasto público bien dirigido, en particular la inversión en la transición a una economía verde, puede ser oportuno, muy demandante de mano de obra (lo que ayudará a resolver el problema del desempleo en alza) y sumamente estimulante; es decir, su relación costo‑beneficio es mucho mejor que, por ejemplo, la de una rebaja impositiva. No hay ninguna razón económica que impida a los países (incluido Estados Unidos) adoptar grandes programas de recuperación sostenidos que refuercen (o ayuden a hacer realidad) el tipo de sociedad que dicen ser.

Pero lo que sí está muy claro, es que, si no hay una política consensuada a nivel internacional, no será posible salir de esta crisis o, por lo menos, se tardará mucho más y las consecuencias para la economía y, en definitiva, para las personas, serán mucho más graves. 


lunes, 28 de septiembre de 2020

INNOVADOR O EMPRENDEDOR ¿CUÁL ES LA DIFERENCIA?



(Un artículo de Juan Alberto González, Economista y Senior de SECOT)

La crisis provocada por la pandemia del Covid 19, ha cambiado de forma muy importante las costumbres de la sociedad no solo en el aspecto sanitario, sino en la forma de relacionarse y, muy especialmente, en la actividad económica a nivel individual y empresarial.



El confinamiento y cierre y paralización, en muchos casos, de las empresas y negocios, ha supuesto la destrucción de muchísimos puestos de trabajo, de forma definitiva, y en otros casos, a través de los ERTEs, la desaparición temporal de los mismos, con el aumento de los costes para la Administración Pública para atender a las prestaciones por desempleo. Pero, además, el temor ante un futuro imprevisible, ha hecho disminuir los gastos de consumo de las familias y cambiada la forma de hacer las cosas. Consecuencia de ello, ha sido el aumento considerable de los niveles de ahorro, en detrimento del consumo y de las inversiones, lo que provoca, a su vez, que las empresas y negocios vendan menos, lo que amenaza su supervivencia, en sectores tan importantes para nuestra economía, como el turismo, la hostelería, el comercio, además de otros sectores como el automóvil, industria y los autónomos, con las repercusiones en los ingresos del Estado con la disminución del IVA, IRPF, Sociedades, Impuestos especiales, etc.

En este panorama, nos tenemos que preguntar cuál va a ser el papel de los emprendedores, ya que ahora estamos en un escenario distinto que, si bien aparece con mayores dificultades para emprender, también ofrece nuevas y muy interesantes oportunidades para nuevos negocios. Quizá haya llegado el momento de cambiar de estrategia. Hasta ahora, de alguna forma, parecía que el que tenía alguna idea, aunque no fuera novedosa, se podía lanzar a la aventura del emprendimiento. Lo único que necesitaba era dar un enfoque diferente a algo que ya existía y funcionaba. Pero en estos momentos, esto ya no parece ser suficiente, ya que la caída de la actividad económica no parece admitir nuevos negocios y los que ya existen tienen que pensar en cómo sobrevivir hasta que se produzca una recuperación de la economía. Y esto puede tardar unos años. ¿Entonces, qué hacer? Una posibilidad sería a través de la innovación. La diferencia sería la siguiente. Un emprendedor tradicional, copia o utiliza respuestas aprendidas para crear modelos de negocio rentables. El innovador no copia, sino que genera nuevas respuestas. 

La innovación como la hemos entendido hasta ahora, no existe. La innovación es el resultado del proceso creativo de uno, o de un conjunto de innovadores, ante una necesidad que no podían solucionar las respuestas preaprendidas. Por eso, si queremos saber si algo es "innovación", habrá que preguntarse qué necesidad no resuelta soluciona. Pero, en el mundo económico del emprendimiento, cuál es la diferencia entre un emprendedor y un innovador? Primero, un emprendedor copia o utiliza respuestas aprendidas para crear modelos de negocio rentables. El innovador no copia, sino que genera nuevas respuestas. Implica que su proceso de creación es diferente, ya que no tiene referencia de otros. Pero hay un problema a la hora de buscar financiación: el inversor huye de riesgos, por lo que es más fácil para el emprendedor tradicional obtenerla.

Además, si el innovador va a reinventar algo, tiene que ser con impacto social y medioambiental positivo. No tendría futuro su iniciativa si no conlleva un beneficio social.

Por último, hay otra dificultad añadida, que es la que impide que los innovadores se desarrollen: el ecosistema emprendedor se defiende, protege y apoya a sus miembros, mientras que el innovador es atacado por el ecosistema de innovación resultante de su proceso creativo. ¿Quiénes son los que atacan al innovador? Como dice José Almansa, cofundador de LOOM y de Impact Hub Madrid en su libro "El fin de a innovación. La era del innovador", cuando la Administración tiene que hacer cambios normativos para adaptar la innovación, antes ataca al innovador; porque no comprende la naturaleza y valor de la nueva propuesta, o para tratar de evitar potenciales conflictos con el "statu quo"; de productos, servicios o procesos que la innovación desplaza. Los que copian tratan de matar al original para quedarse con el mercado, por lo que hay que conseguir el reconocimiento social para el innovador como parte de nuestra cultura.

Los fondos de capital riesgo e inversores quieren la innovación, pero no al innovador que vive más cerca de la creatividad del caos y piensan que genera más riesgo en el retorno. Hay que crear una nueva cultura de inversión y unos fondos especializados en este tipo de iniciativas al igual que se hizo con la inversión en proyectos de impacto. 

Resumiendo lo expuesto anteriormente, se puede decir que, ante la nueva situación creada por la pandemia y los cambios en los ámbitos sociales y económicos producidos, es necesario cambiar también las actitudes empresariales y, entre éstas, una muy importante es potenciar el trabajo de los innovadores. ¿Significa esto que deben desaparecer los emprendedores? Rotundamente, no. Hay espacio para cada tipo de actividad, pero sí está claro que sin innovación no hay futuro.

(Nota del administrador: aunque en SECOT somos "mayores", seguimos activos y actuales. Para innovar también se necesita de la experiencia, que algunos de nosotros podemos aportar. Según Albert Einstein, "La única fuente del conocimiento es la experiencia". Más sobre Innovación aquí)

martes, 22 de septiembre de 2020

Una Empresa Líquida

 ¿Qué es OnlyONE- Empresa Líquida?

Nos lo explica Carlos Narganes: Es una agencia de Comunicación compuesta por profesionales de distintas especialidades unidos bajo el modelo organizativo de Empresa Líquida.



¿Cómo surgió la idea de este proyecto?

Como la solución a un problema de perspectivas de futuro. En Comunicación, igual que en otros sectores, hay muchos profesionales autónomos o pequeñas empresas que colaboran en momentos puntuales para abordar proyectos. En mi caso, yo era uno de ellos y veía que esa manera de funcionar era buena, pero no suficiente para crecer a futuro; faltaba dotar a esas alianzas de una organización, una metodología y unos procesos para poder optar a mejores proyectos.

Así que nos unimos un pequeño grupo de personas que lo veíamos de la misma manera, adoptamos el concepto de Empresa Liquida como modelo de flexibilidad y adaptación de los recursos a las necesidades y a los proyectos y a todo esto le hemos añadido una identidad, una marca y podemos decir que, también, tenemos ya una pequeña reputación.


¿A qué tipo de empresas u organizaciones os dirigís? 

Por nuestra propia naturaleza de equipos abiertos, trabajamos con empresas de sectores tan variados como la industria, la alimentación o los servicios y también para organizaciones sociales y profesionales. No es nuestra oferta la que ofrece especialización, sino el proyecto el que reúne a los especialistas.


¿Cuál es el factor diferencial de vuestra propuesta?

Tenemos la ventaja de que cada vez se está instaurando más la certeza de la importancia de comunicar bien en las empresas y organizaciones. Ahora hay que rematar convenciéndoles de que dedicar recursos a la Comunicación no es un gasto, sino una inversión.

Lo que nos diferencia es que, al ser profesionales especializados en diferentes materias, podemos analizar y enfocar muy bien los proyectos. En varias ocasiones nos ha ocurrido que el cliente tenía una idea de proyecto y después de estudiar su caso, le planteamos hacer otra cosa o hacerlo de otra forma; de manera argumentada, claro. Además, explicamos todo ese proceso con lo que, además de transparencia, también compartimos conocimientos y eso se lo hacemos saber desde el principio de la relación.


¿Qué problemas soluciona a los clientes vuestra aportación desde la Comunicación?

Sobre todo problemas a la hora de hacer llegar los mensajes de una manera efectiva a los receptores que ellos determinan. Básicamente, la mayor parte de los proyectos de comunicación consisten en decirle algo a alguien y que ese alguien haga lo que le estás diciendo.

Lo que hacemos es ayudar a elaborar esos mensajes, escribirlos bien, ponerlos bonitos y elegir el mejor medio para que se escuchen, cumplan con su objetivo y den resultados. Dicho de manera más técnica: ayudamos a mejorar la comunicación interna en las organizaciones, conseguimos que empresas, proyectos o marcas tengan más visibilidad ante el público generando buena reputación y, cómo no, lo hacemos apoyados en la tecnología.

Nosotros, como especialistas, nos encargamos de todo esto como si fuésemos de la casa mientras la empresa se dedica a construir, fabricar, diseñar o vender; en definitiva, al objeto de su negocio.

 

¿En qué fase de desarrollo está ahora vuestro proyecto? ¿Lo habéis aplicado en alguna empresa?

A nivel interno en fase de consolidación del modelo de organización. Ya tenemos armada la estructura y ahora estamos en el proceso de engranar la creación de equipos para proyectos concretos incorporando a especialistas y también integrando en la metodología a personas que nos proponen colaborar en sus propios proyectos.

A nivel externo, hemos trabajado y trabajamos con varias empresas de diferentes sectores y damos servicio de Comunicación a una importante organización del sector sociosanitario de Bizkaia.


¿Cómo entraste en contacto con Secot? 

Les conocí en una presentación que hicieron en la sede de BBK Bizkaia.network. Lo que me decidió a dar el paso de presentarme y hablar con ellos fue ver que ofrecían algo diferente; me explico. Los que emprendemos tenemos acceso ilimitado a formaciones, informaciones, conocimientos y muchos recursos técnicos, pero lo que nos falta es escuchar la voz de la experiencia, pero la experiencia de verdad; a ese consejo de ancianos que ya no tiene deudas con nadie y orientan a los guerreros de la tribu sobre si deben ir a la batalla o es mejor quedarse en el poblado haciendo otras cosas.


¿Qué tipo de relación y ayuda obtuviste de Secot, a través de tu tutor? 

La verdad es que a Juan Alberto se lo puse un poco difícil porque no le pedí ayuda sólo en cuestiones financieras, sino en algo clave para nosotros: cómo armar y cohesionar equipos con las características tan especiales que tiene nuestro proyecto. Tuvimos conversaciones, cruzamos bastantes mensajes y lo cierto es que, contándome muchas experiencias, anécdotas y situaciones que ha vivido, me ha enseñado más cosas de las que seguramente él mismo cree. 


¿Crees que es interesante y positivo para los emprendedores contactar y recibir el asesoramiento de Secot? 

En mi opinión, ese es el gran valor de estas relaciones. Todos podemos estudiar y formarnos por nuestra cuenta, pero aprender escuchando a alguien que te cuenta las cosas en tu beneficio, tiene un valor incalculable. Lo explico mejor con un ejemplo: Un equipo de 4 personas de OnlyONE vamos a impartir, a finales de octubre, un Curso de la UPV/EHU titulado: “Habilidades humanas para Emprender” y en una de las sesiones que me toca como docente, he invitado a Juan Alberto para que de una pequeña charla a los alumnos sobre experiencias emprendedoras. 


¿Desde tu experiencia, qué recomendarías a futuros emprendedores?

Que miren a su alrededor y que busquen a personas de referencia u organizaciones como SECOT. Que no tengan miedo a dar el paso de hablar con ellos, aprovechar la oportunidad para explicar bien su proyecto y, sobre todo: que escuchen. Que entiendan que esto no va de un juego de egos, sino de determinación, audacia e inteligencia para intentar anticiparse a los acontecimientos y para eso, una de las mejores herramientas es la voz de la experiencia.


 

Los seniors de SECOT tienen una larga experiencia empresarial y profesional. Los que escriben en este blog, lo hacen a título individual y SECOT no asume ninguna responsabilidad sobre los contenidos de sus aportaciones. Los lectores que tienen comentarios o sugerencias, o que quieren entrar en contacto con nosotros, lo pueden hacer usando el formulario en nuestra página web de SECOT Bizkaia.